Panamá debe resolver problemas que limitan su competitividad

Por Franklin Castrellón

Panamá bajó ocho posiciones en el Índice de Competitividad Global 2017-2018 que elabora todos los años el Foro Económico Mundial (FEM) para caer al puesto 50 entre las 137 economías evaluadas bajo el ICG con base en doce pilares.

Ellos abarcan institucionalidad, infraestructura, estabilidad macroeconómica, salud y educación primaria, educación superior y capacitación, eficiencia del mercado de valores, eficiencia del mercado laboral, sofisticación del mercado financiero, disponibilidad tecnológica, tamaño de mercado, sofisticación de negocios e innovación.

Índice de competitividad en Latinoamérica y el Caribe.

Índice de competitividad en Latinoamérica y el Caribe.

Los datos utilizados en el informe se obtienen de dos fuentes principales: la encuesta de opinión, respondida este año por cerca de 14,000 ejecutivos de 137 países, y “datos duros” (factores cuantitativos, objetivos) obtenidos del FMI, OMS, UIT, UNESCO, UNCTAD, OECD, Banco Mundial y OIT.

En América Latina, Panamá pasó a ocupar el tercer lugar, superada por Chile y Costa Rica, luego de haber estado consistentemente en segundo lugar en los índices previos, solo superada por Chile. Su mejor medición la obtuvo en 2012-2013, cuando llegó a ocupar la posición 40 a nivel global.

La caída de Panamá se explica por la baja calificación que recibió en diez de los doce pilares. En el pilar salud y educación primaria bajó tres escaños, pero en esta última el descenso fue de doce. En el pilar institucionalidad retrocedió cuatro posiciones, en disponibilidad tecnológica diez y en educación superior y capacitación dos puestos. Pero en los pilares que tal vez más impactan a la actividad marítima y logística, la eficiencia del mercado laboral y los factores que impactan la eficiencia, retrocedió nueve y seis puestos, respectivamente.

Las causas

Los problemas de competitividad que afectan al sector marítimo y logístico están referidos a varios aspectos ya debatidos en el Gabinete Logístico, y cuya solución está pendiente de implementación, explicó el expresidente de la Cámara Marítima de Panamá, Rommel Troetsch. A su juicio, el gobierno debe revisar y ajustar el costo de las licencias operativas para quienes prestan servicios a los barcos, carga y tripulación.

Otro factor que, en opinión de Troetsch, impacta negativamente la competitividad logística de Panamá es la falta de muelles apropiados para atender las necesidades de las empresas que prestan servicios marítimos auxiliares. Reconoció, no obstante, que ya la Autoridad Marítima ha otorgado la licitación para construir un muelle en el Pacífico y ha prometido construir otro en el lado Atlántico, que se proyecta iniciar en 2018.

Los doce pilares que se evalúan en el índice de competitividad.

Los doce pilares que se evalúan en el índice de competitividad.

También está pendiente de implementar a inicios de 2018, por el gobierno o el Gabinete Logístico, los pagos por vía electrónica (ACH) a la Autoridad de Aduanas, Cuarentena y la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (AUPSA). Hasta ahora se siguen haciendo los pagos en ventanilla por los servicios prestados por esas entidades a la carga de importación-exportación y sobre todo a la carga de trasbordoque se transporta por carretera y ferrocarril, algo que ha sido superado en la gran mayoría de los países.

Otra promesa pendiente de implementación, explicó el expresidente de la CMP, es la de reemplazar el anacrónico sistema de fotocopias por el envío de los documentos por vía electrónica. “Y muy importante”, añadió, “es que el gobierno comparta información de comercio exterior (según origen/destino, tipo de carga, tipo de contenedor, etc.) en teus de la carga que entra y sale del país con las empresas marítimas y logísticas”.

La información no la proveen las autoridades en Panamá por lo que hay que recurrir a fuentes en otros países. En Estados Unidos, por ejemplo, las agencias navieras y los operadores de buques obtienes sin dificultad la data comercial, ya que las autoridades de aduanas de ese país proveen información manifestada de origen y destino de la carga. Esa es clave para planificar el tamaño de los buques en las diversas rutas, los espacios (slots) y las operaciones de trasbordo. Esa información la debe proveer el Ministerio de Comercio e Industrias a través del Viceministerio de Comercio Exterior.

Regulado por el Título 19 (Aduanas y Protección de Fronteras) de Estados Unidos, dicha información contenida en los manifiestos de carga es de libre acceso, no sólo a los agentes navieros, operadores de buques y empresas dedicadas a la importación y exportación de la carga, sino a la prensa en general. En Panamá esa información es manejada como si fuese de uso confidencial.

En suma, Panamá deberá superar prácticas anacrónicas y burocráticas e ineficientes, para que pueda escalar en el Índice Global de Competitividad y situarse, no sólo en el liderazgo regional, sino entre los países más competitivos del mundo, como lo son Alemania, Luxemburgo, Suecia, Holanda, Singapur, Bélgica, Austria, Reino Unido, Hong Kong y Estados Unidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *